Transporte Escolar
SÍGUENOS:

Transporte Escolar

Recomendaciones de actuación

Antes de iniciar el viaje

  • De camino a la parada, utilizar los pasos destinados para los peatones y respetar las normas de circulación peatonal, incluso cuando tengamos prisa.
  • Llegar a la parada de autobús con antelación, tratando de fomentar en el alumnado la llegada a la parada sin correr, evitando de esta manera cruces de calzada sin mirar y nerviosismo por perder el autobús.
  • Esperar el autobús en los sitios autorizados; de no existir parada de autobús, se deberá esperar siempre en la acera.
  • Respetar el sitio en la parada de autobús, colocándose detrás de la última persona y no intentar ponerse delante de los demás.
  • No empujar ni alborotar a los compañeros, evitaremos realizar conductas arriesgadas como son los juegos de lucha y todos aquellos que impliquen carreras o desplazamientos bruscos.

En la subida al autobús

  • Dirigirse al autobús despacio, sin carreras y sin empujones.
  • Realizar la subida al autobús de manera ordenada y respetando nuestro turno.
  • No montar nunca hasta que el vehículo este completamente parado. Si existe persona acompañante, habrá que esperar la indicación de subir.
  • Una vez que se inicie la subida, no detenerse en la escalera.
  • Ayudar a las personas que por su condición física tengan dificultades para subir al autobús.
  • Una vez en el interior del autobús, habrá que colocarse en los asientos sin correr y sin alborotar al conductor.

En el autobús

  • No levantarse de los asientos durante el trayecto.
  • Se deberá evitar gritar, tirar papeles al suelo y realizar juegos que puedan distraer al conductor.
  • Se seguirán las instrucciones de la persona encargada de los viajeros.
  • En caso de emergencia, seguir en todo momento las instrucciones de la persona acompañante o conductor.
  • Ceder el asiento a las personas necesitadas, a aquellas personas que por su condición física lo necesiten: discapacitados, embarazadas, compañeros accidentados.
  • No levantarse del asiento hasta que el autobús se haya detenido por completo.

Al bajar del autobús

  • Levantarse cuando el autobús esté completamente parado. Si nos levantamos en marcha y el autobús frena repentinamente, podemos hacernos daño.
  • Bajar de manera ordenada, respetando el turno de salida.
  • Ayudar a quien lo necesite, facilitar la bajada a las personas que por su condición física puedan necesitarlo.